Jóvenes y vacunación “ATR” contra el COVID-19

A todo ritmo avanza la campaña de vacunación que busca ponerle fin a la pandemia, y con la ampliación del rango etario para la convocatoria, las inscripciones de chicos y chicas de nuestra Ciudad se han multiplicado. “Nuestros jóvenes han dado muestra de solidaridad y compromiso durante todo este tiempo. Ahora, también ponen el hombro para recibir la vacuna y poder encaminarnos hacia una protección más integral de la Comunidad” aseguraron Rubén Romano y Sol Calle, quienes acompañan la campaña de vacunación.

Argentina empezó su plan de vacunación escalonada a finales del año pasado, con prioridad sobre las franjas de población de edad más avanzada, teniendo en cuenta el funcionamiento de la pandemia. El ritmo de inoculación fue tal, que ya se alcanzó la franja más baja desde lo etario contemplada por la campaña vacunatoria, y se prevé comenzar con la vacunación de menores de 18 años tras haberse concretado la adquisición de vacunas autorizadas para estos.

“Aunque la niñez y la adolescencia fueron las franjas menos afectadas por la pandemia en cuanto a lo infeccioso, incluso con una baja tasa de letalidad, cada vida cuenta. Somos conscientes que el Coronavirus golpeó fuerte a nuestros chicos y chicas, porque alteró sus vidas, sus aspiraciones, y hasta los llenó de miedo en cuanto al futuro. Por eso nos genera mucho entusiasmo poder llegar con la vacuna a nuestros jóvenes” aseguró la Presidenta del bloque de Concejales del PJ-Frente de Todos, Sol Calle, quien junto al médico y referente del PJ-FdT, Rubén Romano, dialogó con varios grupos juveniles de nuestra Ciudad.

“La juventud ha ocupado un rol fundamental en la organización y la aplicación de las vacunas. Son los protagonistas de esta campaña. Quienes han pasado por las postas de vacunación, los han visto trabajar, asistir con respeto y educación a vecinos y vecinas. Son un orgullo. Ahora, como grupo etario, les toca recibir la vacuna, que es la única manera de generar inmunidad y poder superar así esta pandemia” expresó el propio Romano.

El médico recordó que “las vacunas sirven para prevenir la enfermedad grave y la muerte, además de reducir los síntomas en caso de contraerla. Pero no impiden totalmente el contagio, ni del vacunado ni de su entorno. Por eso, las medidas de cuidado se mantienen: barbijo bien puesto, distanciamiento, ventilación cruzada de los ambientes, no compartir vasos, platos, cubiertos ni bombillas, y lavado de manos frecuente”.

Mientras un total de 3.500.000 vacunas contra el COVID-19 del laboratorio Moderna llegaron ayer por la noche a la Argentina, comienza a gestarse la posibilidad de inmunizar a los menores de 18 años, además de ampliar el espectro de unidades disponibles para la población en general.

“Nuestros jóvenes han dado muestra de solidaridad y compromiso durante todo este tiempo. Ahora, también ponen el hombro para recibir la vacuna y poder encaminarnos hacia una protección más integral de la Comunidad” coincidieron Rubén Romano y Sol Calle

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *