Concejales del Frente de Todos votaron negativamente la rendición de cuentas municipales

Opinión Política

Concejales del bloque Frente de Todos cuestionaron duramente la discrecionalidad en el manejo de los fondos públicos por parte de la gestión Abella. Reclamaron por la subejecución de casi 350 millones de pesos que debían invertirse en educación y ayuda social, y denunciaron que en el HCD se gastaron más de 10 millones de pesos en publicaciones en redes sociales, más otros 44 millones de pesos de la Secretaría de Comunicación. “En“En Campana, cinco empresas se reparten la obra pública” votar negativamente la rendición de cuentas municipales.

Al unísono, los integrantes del bloque de Concejales del Frente de Todos expusieron y justificaron los motivos del voto negativo a la rendición de gastos del Municipio, correspondiente al período 2021.

Como viene ocurriendo en los últimos años, volvieron a reclamar por la falta de información y la carencia de transparencia ante la solicitud de documentación al departamento Ejecutivo. “En cuatro horas, tiempo disponible que nos brindaron algo de información, es imposible analizar 4 mil millones de pesos que conforman el presupuesto municipal. Obtuvimos a cuentagotas información” sostuvo el Concejal Oscar Trujillo.

“Pedimos un listado de expedientes de adjudicaciones directas, datos sobre las obras financiadas y contrataciones por el Fondo Educativo Municipal, y de la contratación de servicios profesionales y asesorías externas, y no obtuvimos nada. El ocultamiento de información es alevoso”, señaló, y también cuestionó la forma en la que se publica en el Boletín Oficial parte de la información. “Las ordenanzas se publican de manera completa, pero en cambio, los Decretos del Ejecutivo son resumidos de una manera obscena, en una maniobra de ocultamiento alevosa”.

En su análisis, los ediles detectaron eximiciones de tasas no declaradas, beneficios fiscales sin especificar, y licitaciones públicas adjudicadas sin especificar cuanto ni a quien. “Hay una empresa que facturó 11 millones de pesos, y no sabemos qué hizo. Y en todo un año, se llevó más de 50 millones”, señalaron.

Pero otro de los ejes del reclamo, fue la subejecución (es decir, dinero presupuestado que no fue utilizado a los fines establecidos) en áreas sensibles como educación y asistencia social. “Sub ejecutaron programas de infraestructura escolar por 40 millones de pesos, que podían haberse utilizado para mejorar las escuelas durante la pandemia, y cuando los chicos estaban en la casa. En Ayuda Social, no utilizaron casi 15 millones. Del Fondo Educativo, hay sub ejecuciones por 85 millones del Municipio, y otros 110 de la provincia” expuso el concejal Leonardo Midón.

Quien agregó: “No solo cuenta que cierren los números. Tienen que cerrar con la gente adentro. Esta gestión se preocupa más por el interés propio, que por el del vecino. Hace de la propaganda, su principal acción política”.

En otro de los discursos encendidos, el Concejal Marco Colella señaló: “Estamos de acuerdo con las obras que mejoran la calidad de vida de los vecinos. Pero estamos analizando la forma en la que se administran los recursos de todos los vecinos. Y muchas de las contrataciones son sin licitación, en un gobierno familiar donde la carterización histórica es con las empresas vinculadas al Intendente y su familia. Un puñado de empresas se lleva casi el total de la obra pública, como Prisma. Empresa que llamativamente realiza obras donde está el apellido Abella, o su familiar, Constantino”.

Luego, desde el bloque del Frente de Todos observaron que tanto el Intendente como algunos de sus funcionarios han tenido cargos por parte del Tribunal de Cuentas, “aunque lo nieguen”.

Finalmente, la Presidenta del bloque, Sol Calle, se refirió, entre otros temas, al gasto excepcional en propaganda y publicidad durante el último año electoral. “El Concejo Deliberante, durante el mandato de Marina Casaretto, gastó más de 10 millones de pesos en propaganda y publicidad, únicamente de la Presidencia. Es una barbaridad. Son las cuentas de un año electoral, en donde, además, la Secretaría de Comunicación gastó 44 millones de pesos”.

“Estamos ante una unidad familiar que toma decisiones por miles de millones de pesos como si fueran propios. Gastando en lo que creemos no es prioridad, sub ejecutando fondos en lo que para nosotros resulta prioritario, mientras que los trabajadores municipales, muchos de ellos, siguen cobrando por debajo de la línea de la pobreza” fustigó.

Por último, Sol Calle afirmó que “la transparencia tiene que recuperarse necesariamente para Campana. Tristemente, encabezamos un ranking de los municipios menos transparentes de la Provincia. Con carterización de la obra pública, la manipulación y el blindaje por parte de algunos medios de comunicación, y una comunidad que recibe un poco de lo mucho que se merece, mientras que a sus espaldas, los verdaderos beneficiados son otros” finalizó. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.