Cómo evitar un golpe de calor en las mascotas

Actualidad Sociedad

Desde la Dirección General de Calidad Ambiental, Bromatología y Zoonosis del Municipio brindaron algunas recomendaciones para prevenir, detectar y actuar si las mascotas sufren un golpe de calor.

Ante la ola de calor, en una semana en la que las temperaturas rozarán los 40 grados, la Dirección General de Calidad Ambiental, Bromatología y Zoonosis del Municipio brinda recomendaciones para evitar un golpe de calor en las mascotas.

El calor, más allá de las personas, también lo sufren los animales. Por ello, se sugiere estar atentos para impedir que se vean afectadas por las altas temperaturas.

En este sentido, enumeraron las siguientes recomendaciones:

– Ponerles agua fresca y renovársela constantemente para mantenerlos hidratados.

– Mojarlos con agua (no muy fría) varias veces en el día de ser necesario para mantenerlos frescos.

– Si la mascota pasa tiempo en el exterior, asegurarse de que tenga un reparo o lugares con sombra.

– Pasearlo y alimentarlo a primera hora de la mañana y a última de la tarde.

– Evitar que hagan esfuerzo físico con altas temperaturas.

– Si la mascota posee pelaje abundante se recomienda informarse sobre si es conveniente y qué corte de pelo se les debe realizar de acuerdo a la raza.

Asimismo, detallaron qué síntomas deben considerarse para corroborar si la mascota está sufriendo un golpe de calor:

– Signos de confusión, ansiedad y muestra aturdimiento.

– Saliva excesivamente, jadea fuerte y constante o posee las encías muy rojas.

– Tiene la temperatura corporal muy alta o el cuerpo muy caliente al tacto.

– Presenta diarrea.

– Se tambalea y se cae.

– Si le aumenta el ritmo cardíaco o incluso si tiene convulsiones.

Ante cualquier duda, la primera recomendación es siempre llamar o llevar a la mascota al médico veterinario más cercano.

Finalmente, recomendaron que “si se presentan dichos síntomas, lo principal es tratar de bajar la temperatura corporal del animal”.

“Aconsejamos refrescarlo constantemente con agua (no muy fría). En el caso de los gatos, se puede utilizar paños o toallas húmedas. También humedecerles las almohadillas, el hocico, la cabeza, cuello y axilas. Por último, sugerimos  también colocarlos cerca de un ventilador”, completaron. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.