Diego Sarna destacó el valor de la cooperativa como herramienta en épocas de crisis

El referente de Avanza Campana – Avanza Libertad volvió a hablar de esta forma de organización laboral colectiva, y ofreció el asesoramiento de su equipo a quienes deseen comenzar una. Pero también advirtió que, “cuando meten sus narices los políticos profesionales, con sus planes y sus requisitos” pueden servir más para la esclavitud que para el progreso.

Avanza Campana – Avanza Libertad lleva casi un año resaltando las virtudes y los beneficios de las cooperativas de trabajo como forma de progreso en tiempos de crisis como los que corren.

Las describen como una forma de organización laboral colectiva que las personas que no tienen trabajo y que poseen escasos recursos pueden conformar entre vecinos para salir adelante, a través del esfuerzo mancomunado y con un mínimo capital inicial. Sugieren, además, comenzar una con algún emprendimiento respecto del cual posean conocimientos previos, con el objetivo de desarrollar y poner en el mercado un producto que pueda generar una fuente estable de ingresos.

Las cooperativas tienen, a su vez, varios otros atractivos: cuentan con ventajas tributarias, económicas y legales, como por ejemplo estar exentas de algunos impuestos, la posibilidad de abrir una cuenta bancaria a nombre de la cooperativa, acceso a financiamientos y a subsidios, y un mayor impacto en el mercado que el que podría generar un emprendedor individual.

Diego Sarna, referente del espacio liberal, ha exhortado a los vecinos a conformar cooperativas en cada recorrida que ha llevado adelante por los distintos barrios de la ciudad, sobre todo ante la situación imperante y generalizada de escasez de fuentes laborales: “fomentamos siempre la formación de estas cooperativas porque
constituyen una muy buena opción para generar fuentes de trabajo digno y que dependan del esfuerzo y del mérito de cada vecino que la integra”, explicó.

El primer precandidato a concejal de “Avanza Campana” señaló además que desde su espacio se ponen permanentemente a disposición para asistir y capacitar a los interesados en conformar una cooperativa: “aparte de sugerir la idea, nosotros buscamos poder ayudarlos a dar esos primeros pasos que siempre cuestan. Luego, por experiencias acumuladas, sabemos que estos proyectos caminan solos”.

Pero no todo es color de rosa en torno a esta forma de trabajo. “En nuestras visitas a los distintos barrios de la ciudad nos enteramos, en charlas con los vecinos, que también existen las cooperativas que, lejos de generar la libertad económica de las personas, buscan generar todo lo contrario, esclavos políticos”, advirtió Sarna, y agregó: “Se trata de cooperativas conformadas por partidos o agrupaciones políticas para tareas sociales o servicios que corresponden al Estado. A las personas que trabajan en ellas se les paga un “sueldo” con planes sociales y cada vez que el partido o agrupación lo requiera la persona debe estar a disposición para concurrir a marchas o manifestaciones, sin poder negarse porque eso significaría perder su participación en la cooperativa y, por ende, el plan social’’.

“Así, una modalidad de trabajo colectiva que nació con intenciones nobles puede, en las manos equivocadas, transformarse en un obstáculo más, en una herramienta ya no para el progreso social sino para la esclavitud’’, explicó Sarna, que volvió a embestir contra los que describe como “políticos profesionales’’: “Volvemos a ser
testigos de cómo estos parásitos arruinan todo lo que tocan. En el caso de las cooperativas, una vez que meten sus narices comienzan a atentar contra la libertad y los derechos de las personas, para buscar únicamente el beneficio personal y partidario que les asegure la continuidad en sus cargos y en el poder’’.

Como cierre, el dirigente llamó a la reflexión a la ciudadanía, para que en los próximos comicios “hagamos uso de nuestro razonamiento y tomemos conciencia de que la herramienta más poderosa que nos dio la democracia es el voto. Para que nuestro destino cambie, debemos cambiar a nuestros gobernantes, romper sus negocios y organizaciones. No será una tarea fácil, no será de un día para otro, pero lo importante es comenzar. Como dijo Stephen Hawking, “Incluso la gente que afirma que no podemos hacer nada para cambiar nuestro destino, miraantes de cruzar la calle”.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *