En una cárcel bonaerense de San Martín transcribieron al braille dos cuentos para Valentino, un niño no vidente

Actualidad Destacado Sociedad


Con el fin de colaborar con Valentino, un niño no vidente, mujeres privadas de libertad alojadas en una cárcel bonaerense ubicada en San Martín transcribieron al braille los cuentos Peter Pan y La Reina de las Nieves (dos tomos), los que fueron entregados a la Escuela de Educación Especial N° 503 de Vicente López.

La experiencia tuvo lugar en la Unidad 47 del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) y contó con el aval del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, incluyó la producción de una serie de recetas al Instituto Nacional para Ciegos Román Rosell de San Isidro.

Los cuentos tuvieron como destinatario a Valentino, un nene no vidente, quien empezó este año el nivel inicial en el Jardín de Infantes municipal N° 6 de Vicente López acompañado por su maestra de inclusión educativa Margarita Ormedilla de la EEE N° 503.
“Nos contactamos con la maestra y pudimos acordar según las necesidades de Valentino de escribir libros en braille con características exclusivas y especiales indicadas por ella, para que él acceda a entenderlas con el seguimiento de su maestra” explicó Pablo Montemurro, coordinador de educación y cultura del penal, quien entregó la donación días atrás.

En la Unidad 47 las personas en contexto de encierro aprenden, transcriben, producen y entregan material en braille, una iniciativa que está a cargo de Claudia, una interna. Ella explicó que el grupo realiza las tareas con tablilla y punzón, y que también hacen dibujos y pinturas y el terminado con encuadernación.

“Hace 16 años que sé (braille) y cuando llegué acá a la Unidad, lo comenté, me aceptaron y empezamos a preparar libros para chicos y para fundaciones como el Román Rosell que hicimos recetas, también hicimos libros para chicos. En este caso, conocimos a Magui y a través de ella, a Valentino y empezamos a hacer cuentos infantiles para él. Estoy muy contenta” contó Claudia.

A su lado, Tamara agradeció porque “nos dieron la posibilidad de poder estar acá y poder aprender, de ser partícipe de algo tan lindo. Me metí a fondo con esto como compromiso personal, me pareció súper importante y reconfortante para uno mismo como persona poder ayudar… Para mí es algo hermoso, una caricia al alma”.

“Claudia y las otras chicas colaboraron con materiales para Valentino y también para otros nenes” contó la maestra que hace de nexo con quienes necesitan el material y lo distribuye.

“Aprendieron braille e hicieron mucho material impreso, libros, adaptaron mapas. Trabajan un montón, lo que pueden ellas hacen, yo les voy dando algunas ideas y diciendo lo que necesitamos y ellas lo van haciendo. Es una experiencia interesante para ambos lados. Les sirve a ellas y a nosotros. Mientras transitan la situación de encierro mantienen la cabeza ocupada y saben que es para el bien de otras personas”, afirmó la docente.
Desde el taller que funciona en el penal de San Martín también realizaron y donaron recientemente una serie de recetas en braille para los asistentes a los cursos de cocina que, entre otras actividades, se llevan adelante en el Instituto Nacional para Ciegos Román Rosell de San Isidro.

El Taller de Capacitación y Formación Laboral de Lectoescritura del Sistema Braille y Construcción de Material Didáctico de la Unidad 47 se desarrolla los lunes, miércoles y viernes de 9 a 11. Cuenta con grupos rotativos para que todas las personas interesadas puedan capacitarse en la materia y formar parte de este tipo de acción comunitaria.
Entre las producciones, elaboran material específico de estudio de los diferentes niveles educativos, cuentos de literatura infantil con dibujos en relieve, mapas, juegos didácticos, literatura para adultos, bastones, entre otros trabajos.

La iniciativa forma parte del programa tratamental impulsado por las autoridades de la Unidad 47, a cargo de la directora María Parra, en el marco de las actividades promovidas desde la Jefatura del Servicio Penitenciario Bonaerense y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.