Carta del tío de Guadalupe: “diferencias entre un astro del fútbol y un don nadie”

Diego, el 10, fallece el 25 de noviembre, alrededor de las 12 horas. Alrededor de las 16 horas, se realiza el traslado del astro a la morgue, donde finalizan la autopsia a las 23. Afortunadamente, la familia de Diego pudo disponer del cuerpo para comenzar el velorio pasadas las 6 A.M. para poder despedirlo y dar por terminado el doloroso proceso de despedir a un ser querido y así poder aliviar algo ese dolor.
Diego, ojala descanses en paz, lleno de la gloria que mereces. Gracias por tantas alegrías que nos diste!!!!! Hasta siempre, genio!
Mientras tanto, lo que nos pasa a los comunes o no astros… mi sobrina, “Guadita” de 12 años, falleció en la Clinica Olivos el 24 a la madrugada, producto de un traumatismo de craneo sufrido en un accidente el día 22.

Inicialmente nos habían informado que la autopsia se realizaría la semana próxima porque hay un solo médico forense para San Isidro. Luego nos avisan que lograron adelantarla para las 9 hs del 25. A media mañana de ese día, nos avisan que La Plata (como si fuera una persona), no envió “el certificado médico” y que hay demoras en la entrega de la historia clínica por parte de la clínica. Guada va a ser recibida en la morgue, a las 14. Seguimos esperando la despedida de Guadi con el dolor inconsolable de esos padres. Al rato, nos dicen que se pasa a las 16 hs. Y ahí, chau… aparece en los noticieros “Muere Diego Maradona”…. Diego estaba en Tigre, misma jurisdicción de la policía cientifica donde esta Guada esperando para poder recibir la autopsia y que nos puedan entregar su cuerpito para despedirlo finalmente. Peeero, dieron la orden de cerrar la morgue para esperar a Diego y no demorar su autopsia. En resumen, Guadita se nos fue hace más de 48 horas y aun seguimos esperando poder despedirla…
No se puede jugar con el dolor de una familia que pierde a una nanita de 12 años. Es injusto. Argentina es injusta. Lamentablemente esa es la administración de justicia que tenemos. Es importante tener poder o ser conocido para poder tener privilegios hasta en la hora del lecho final.
Por favor te pido, que reenvíes este mensaje para ayudarnos a difundir esto y ver si así agilizamos la entrega de Guadita”.

Matias Anselmo
Tío de Guada

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *