“De 1806 al 2021: entre la soberanía y la chicana” (por Gustavo Parravicini)

En 4 días arranca la campaña electoral para las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias que seleccionará a quienes disputarán dos meses después las elecciones por la cuales se renovará el 50 % de las bancas de concejales en nuestra ciudad.

Curiosamente la fecha de este primer evento electoral coincide con el 12 de agosto de 1806, cuando tras una encarnizada lucha por las calles de lo que hoy es CABA, las tropas inglesas debieron rendirse ante las tropas de Santiago de Liniers capturando a su general, William Carr Beressford, comenzábamos a ser un pueblo más libre y soberano. 

Hoy y a pesar del enorme trabajo realizado por los gobiernos Nacional y Provincial desde lo sanitario para disminuir el impacto negativo de la pandemia, volcando recursos presupuestarios y humanos que podemos definir como la  mayor campaña de vacunación de nuestra historia, de apoyo económico al sector privado de servicios y producción, y a pesar de tener enfrente una oposición mesiánica y negacionista que trabajó para el covid, no podemos afirmar que para ese día no estemos en medio de una tercera ola de contagios por la variante Delta.

En esta coyuntura tan particular debemos resaltar que: esta elección de medio término nos da la posibilidad, nada menor de elegir a los representantes del pueblo en Campana, encargados de crear ordenanzas -leyes- con alcance distrital que impacten en la estructura económica, social, cultural de nuestra ciudad en beneficios de todes, sin embargo vemos con asombro cómo el ejecutivo nos cuenta metiéndose en la misma como utiliza recursos nacionales, provinciales y de nuestros impuestos haciendo su campaña electoral.   

Y es cuando desde el Frente Grande de Campana queremos resaltar y poner en superficie, la necesidad que esta elección tiene que ir por el lado de un debate intenso de ideas, objetivos y métodos para lograr “plantar un mojón”.

Creemos que se deben discutir ideas, métodos, estrategias para futuros escenarios post pandemia, claro que para esto se debe saber que el Estado es el único disipador de las tensiones que genera el mercado y quien debe terminar con las grandes diferencias de valor que existen en nuestra ciudad entre el poder real y les vecines de carne y hueso.

Nuestra ciudad necesita generar un centro de gravedad donde confluyan ideas que posibiliten una recuperación integral y esto lo garantiza el Estado y unos de sus poderes como lo el HCD, tiene sin duda la importancia que le da ser la representación del pueblo. A ese centro de gravedad deben ir ideas novedosas que legislen sobre cuestiones tan importantes como la independencia política del Estado Local, el ambiente, la administración de la tierra con sentido social y la búsqueda de nuevas alternativas de desarrollo para las futuras generaciones, aunque últimamente los CEOS de multinacionales como Toyota nos quieran hacer creer que nuestres hijes no saben leer los diarios, nosotros creemos que atacan lo público, la escuela pública y todo aquello que deban devaluar para pagar sueldos de miseria. 

De la misma manera que a nivel nacional habrá que animarse a discutir la distribución de la renta de una manera diferente a como se la reparte en la actualidad, para eso desde el FDT debemos asegurar una cantidad de escaneos en ambas cámaras para poder legislar y hacer leyes que permitan a los distritos avanzar hacia un futuro que contenga y no que expulse a generaciones de argentinos a la pobreza, como lo hizo el liberalismo cada vez que gobernó, Tal como lo hace aquí en nuestra ciudad, inundando páginas y horas de radio promocionando acciones que realmente no cambian la estructura de la ciudad, como la cuchara de Tenaris en la costanera, o programas que capacitan a jóvenes a administrar sus finanzas, un chiste de mal gusto luego del país que nos dejaron y la pandemia que apoyaron.

Si lo que ha acontecido desde el mundo hasta nuestros barrios, no nos impulsa a superar la recurrente lógica de las elecciones de medio término sin ideas ni contenido, estaremos cometiendo un grave daño a la valoración del sistema democrático, y aquí el oficialismo ya comenzó, sólo muestra obras y de dudosa calidad.

En esta elección no alcanzará con la imputación de responsabilidades cruzadas, frente a nuestra sociedad que requiere rumbos de acción nítidos. Sin embargo, quienes no entiendan que no hay margen para perpetuar una lógica de disputa por el voto que se centra en descalificar al otro, quizás sean rechazados, por aquellos vecinos que hoy más que nunca necesitan un Estado presente, y junto con el un HCD que legisle para cambiar su penas por una realidad más amigable que los contenga. 

Pero sin duda es el pueblo quien debe demandar y exigir una responsabilidad mayúscula; sencillamente porque estamos en una situación muy complicada en cuanto a una convivencia política elemental para darle sentido a un gobierno local que se anime a correr los límites históricos de alumbrado, barrido y limpieza.

Una catástrofe, una hecatombe es en sí desesperante y trágica; eso ha sucedido con la pandemia en nuestro país y nosotros no hemos quedado fuera como ciudad como región. La próxima elección se dirimirá entre quienes propongan luchar por un futuro de reconstrucción y desarrollo con bienestar; y entre quienes solo se remitan a repartir descalificaciones y agravios.

Estamos convencidos de que nuestra sociedad está con el cupo completo para escuchar chicanas inconducentes tal cual y como nos tienen acostumbrados el oficialismo, quienes no reconocen el invalorable apoyo que han recibido de los gobiernos Nacional y Provincial, sino que además hacen silencios cómplices ante las mentiras y la barbarie que plantean sus referentes nacionales y provinciales.

El presente siempre se explica por el pasado; y el futuro se encara con un honesto mapa del presente. Que el día de la Reconquista saque lo mejor de nosotros para construir un futuro post pandemia donde quepamos todes.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *